La claridad como potenciador de efectividad

¿Te sientes abrumado por la cantidad de cosas que tienes que hacer en tu trabajo? ¿Te gustaría trabajar con más eficiencia y menos estrés? En este artículo te revelamos el secreto que nadie te ha contado para mejorar tu desempeño y tu bienestar.

Alejandro Iglesias

1/27/20245 min read

a man sitting at a desk with a computer monitor and a keyboard
a man sitting at a desk with a computer monitor and a keyboard

Cómo trabajar con más eficiencia y menos estrés: el secreto que nadie te ha contado

¿Te sientes abrumado por la cantidad de cosas que tienes que hacer en tu trabajo? ¿Te cuesta decidir qué es lo más importante y lo más valioso? ¿Te gustaría trabajar con más eficiencia y menos estrés?

Si la respuesta es sí, este artículo será un valioso apoyo para ti.

Se trata de un concepto simple, pero poderoso, que puede cambiar tu forma de trabajar y de vivir. Se llama claridad.

La claridad consiste en tener una visión nítida de nuestro propósito, nuestras prioridades y nuestras acciones. Cuando la tenemos, podemos potenciar nuestro impacto y optimizar nuestra energía.

En este artículo, comprenderás:

  • Por qué la claridad es tan importante para tu productividad y tu salud.

  • Cómo lograr la claridad en tu trabajo, sea cual sea tu rol o tu sector.

  • Qué beneficios obtendrás al aplicar la claridad en tu día a día.

¿Estás listo para descubrir el secreto de la claridad?

Por qué la claridad es tan importante para tu productividad y tu salud

Vivimos en un mundo cada vez más complejo, dinámico y competitivo, que nos exige estar constantemente conectados, informados y actualizados.

Según un estudio de la Universidad de California, recibimos una media de 34 GB de información al día, lo que equivale a leer unos 174 periódicos.

Además, tenemos que hacer frente a un entorno laboral cada vez más exigente, que nos demanda hacer muchas cosas al mismo tiempo, resolver emergencias, entregar resultados, comunicarnos con clientes y otras tantas actividades que nos consumen tiempo, energía y enfoque.

Esto nos lleva a caer en la confusión, la dispersión y el estrés, que afectan negativamente nuestra productividad y nuestra salud.

El estrés es uno de los principales enemigos de la productividad y la salud. Nos impide concentrarnos, nos hace cometer errores, nos quita la motivación y nos genera ansiedad, depresión y enfermedades.

Según la Organización Mundial de la Salud, el estrés laboral es responsable del 28% de las bajas laborales en Europa, y del 60% de las enfermedades crónicas en el mundo.

¿Cómo podemos salir de este círculo vicioso? ¿Qué podemos hacer para trabajar con más confianza, más tranquilidad y más satisfacción?

La respuesta es simple, pero poderosa: la claridad.

La claridad nos permite tener una visión nítida de nuestro propósito, nuestras prioridades y nuestras acciones. Cuando la tenemos, podemos potenciar nuestro impacto y optimizar nuestra energía.

Cómo lograr la claridad en tu trabajo, sea cual sea tu rol o tu sector

La claridad se puede aplicar a cualquier ámbito de tu trabajo, sea cual sea tu rol o tu sector. Ya seas líder, empleado, emprendedor o freelance, la claridad te ayudará a mejorar tu desempeño y tu bienestar.

Para lograr la claridad, debes tener en cuenta tres aspectos fundamentales:

  • Tu propósito: es la razón de ser de tu trabajo, lo que te mueve, lo que te apasiona, lo que te hace sentir realizado. Es tu misión, tu visión y tus valores. Cuando tienes claro tu propósito, tienes sentido, dirección y motivación.

  • Tus prioridades: son las actividades o los proyectos que más valor aportan a tu trabajo, a tu empresa y a tu cliente. Son las que te acercan a tu propósito y a tus objetivos. Cuando tienes claras tus prioridades, tienes enfoque, decisión y delegación.

  • Tus acciones: son las tareas o los pasos que debes realizar para cumplir tus prioridades. Son las que te permiten ejecutar tu trabajo con eficacia y eficiencia. Cuando tienes claras tus acciones, tienes facilidad, ahorro y reducción.

Para lograr la claridad en estos tres aspectos, te recomiendo seguir estos consejos:

  • Si eres líder, tu responsabilidad es ofrecer claridad a tus colaboradores sobre su razón de ser en la empresa, para qué están ahí realmente. Como dice Brian Tracy en su libro “Emprende tu propio negocio”, al hacer esto la motivación y la efectividad de tu colaborador aumentará de forma instantánea. Para lograrlo, debes comunicar de forma clara y constante la misión, la visión y los valores de la empresa, así como las metas, los roles y las responsabilidades de cada uno. También debes dar feedback, reconocer el trabajo bien hecho y resolver las dudas que puedan surgir.

  • Si eres empleado, sé curioso, aclara tus dudas sobre tu posición en la empresa, sé organizado, planifica tu tiempo y tus actividades del día. Así podrás aprovechar al máximo tu potencial y tu rendimiento. Para lograrlo, debes preguntar a tu líder o a tus compañeros sobre el propósito, las prioridades y las acciones que debes realizar. También debes usar herramientas como agendas, calendarios, listas de tareas y recordatorios para organizar tu trabajo y evitar distracciones.

  • Si eres emprendedor o freelance, define tu propuesta de valor, tu público objetivo y tu modelo de negocio. Así podrás diferenciarte de la competencia y atraer a tus clientes ideales. Para lograrlo, debes investigar el mercado, analizar las necesidades y los problemas de tu audiencia, y ofrecer soluciones únicas y efectivas. También debes establecer tus objetivos, tus estrategias y tus indicadores de éxito para medir tu progreso y tu rentabilidad.

Qué beneficios obtendrás al tener claridad en tu día a día

Al ganar claridad en tu trabajo, obtendrás una serie de beneficios que mejorarán tu productividad y tu salud. Estos son algunos de ellos:

  • Aumentarás tu confianza: al tener claro tu propósito, sabrás cuál es tu valor y tu aportación al mundo. Te sentirás más seguro de ti mismo y de tu trabajo, y podrás enfrentarte a los retos y las oportunidades con más determinación y optimismo.

  • Mejorarás tu concentración: al tener claras tus prioridades, sabrás dónde poner tu atención y tu energía. Evitarás las distracciones y las interrupciones, y podrás enfocarte en lo que realmente importa y te hace avanzar.

  • Optimizarás tu tiempo: al tener claras tus acciones, sabrás qué es lo que debes hacer, cómo debes hacerlo y por qué debes hacerlo. Podrás planificar tu trabajo, establecer plazos y cumplirlos, y evitar la procrastinación y el perfeccionismo.

  • Reducirás tu estrés: al tener claridad, eliminarás la confusión, la dispersión y la incertidumbre que te generan ansiedad y tensión. Te sentirás más tranquilo, más relajado y más feliz, y podrás disfrutar más de tu trabajo y de tu vida. Liberarás espacio mental, el cerebro no está hecho para almacenar, su trabajo es ser creativo, tomar decisiones y resolver problemas

Conclusión

La claridad es el secreto para trabajar con más eficiencia y menos estrés. Solo hace falta tener una visión nítida de nuestro propósito, nuestras prioridades y nuestras acciones. Así podremos trabajar con más confianza, más tranquilidad y más satisfacción.

Espero que este artículo te haya sido útil y que lo pongas en práctica. Si lo haces, verás cómo tu productividad y tu salud mejorarán notablemente.

Gracias por leerme y por compartir este artículo con tus amigos y colegas. Si te ha gustado, te invito a dejar un comentario y a suscribirte a mi blog para recibir más consejos y recursos sobre cómo trabajar mejor.

a man standing in front of a cloud cloud
a man standing in front of a cloud cloud